Parque Isabel La Católica

El parque más famoso de Gijón es también la mayor mancha verde de la ciudad, con una extensión de 151.857 m2. Proyectado en 1941, sus dimensiones hacen posible que coexistan diferentes ambientes con múltiples especies arbóreas y vegetales. La zona de los lagos está flanqueada por gran variedad de árboles: sauces, chopos, arces, olmos, castaños de indias y arbustos. Los lagos son también el lugar de anidada de ocas y cisnes, y se pueden contemplar otras aves silvestres como patos, porrones, garzas, tarros y gallinetas.
La rosaleda, con una tipología de jardín francés, es el espacio central. Aquí nos podremos encontrar con los característicos pavos reales, una de las señas de identidad del parque, que deambulan libremente por sus rincones.
Otros espacios de interés son la pradera próxima a la Avenida de Castilla, que la gente utiliza en el periodo estival para tomar el sol, una zona de pabellones con aves, a modo de zoo, y una zona para juegos infantiles donde se conserva una rueda giratoria traída en su momento de Alemania, considerada como una de las primeras del país.
El parque cuenta con un amplio repertorio escultórico: en una isla del estanque se encuentra el grupo de Las Dríadas, de Manuel Álvarez Laviada, que obtuvo la primera medalla en la Exposición Universal de Bellas Artes en 1930. También del mismo autor son Diana Cazadora y el Monumento a Fleming, este último en la zona de uso infantil.
La escultura en honor a Isabel la Católica, que da nombre al parque, se sitúa en la rosaleda y es obra de Marino Amaya, autor de un buen número de obras en el parque como La Maternidad y diferentes bustos de personajes ilustres.
También merece mención el mobiliario con sus interesantes bancos de piedra y hierro fundido de los años 20.

Puntuar y escribir una reseña.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Avenida Castilla
Gijón 33203 Principado de Asturias ES
Obtener las direcciones